ARTICULO

  

Liberación de Kobané:

UN PASO DECISIVO HACIA LA AUTODETEMINACION NACIONAL  DEL PUEBLO KURDO


  


Después de 135 días de combates feroces y de enormes sacrificios, los combatientes  de las Unidades de Protección Popular (YPG y YPJ) liberaron  Kobané, infligiendo así una derrota aplastante a las pandillas del Estado Islámico.

A pesar de la hostilidad de los Estados de la región, fundamentalmente Turquía, que siempre ha apoyado al Estado Islámico y se niega de abrir un corredor  para el suministro de ayuda humanitaria y militar, Y a pesar de la clara superioridad en armas del Estado Islámico, los resistentes de  Kobané lograron expulsar a las fuerzas enemigas.

Esta  victoria en Kobané  deberá conducir  a la derrota a largo plazo de Estado Islámico  en el resto de Siria. Este proceso ha comenzado y puede durar todo este año.

Ahora, la principal amenaza contra Kobané victorioso viene de Turquía. El Estado turco quería que Kobané cayera en manos, y aún lo quiere. Hay dos razones para esto. La primera es que Kobané es la cuna de la Revolución de Rojava. El Estado turco quiere infligir un golpe mortal contra la cuna de la revolución. Turquía no quiere que los kurdos sirios reciban sus derechos o de su estatuto como pueblo, y para ello está dispuesto a trabajar con el Estado Islámico para este propósito. En segundo lugar, Turquía quiere hacer de la presencia del Estado islámico  en sus fronteras un instrumento  para sus objetivos  en relación con la crisis siria.

Entonces, ¿qué hace el gobierno del AKP para lograr estos objetivos? (AKP: Partido de la Justicia y el Desarrollo de Turquía - Adalet ve Kalkınma Partisi). Es un partido de derecha en el poder en Turquía desde 2002. Su presidente, Ahmet Davutoglu, es desde 28 de agosto 2014 el Primer Ministro de Turquía.) Recordemos: en primer lugar, que pensaban que el ataque contra Kobané del Estado Islámico daría lugar a la caída de la ciudad en muy poco tiempo. Bajo la cobertura de acoger a los refugiados provenientes de Kobané, el gobierno del AKP  iba a utilizar esto contra el movimiento de liberación kurdo. El primer escenario previsto no se materializó. Los planes de Ankara fueron saboteados por la resistencia de Kobané.

El siguiente intento fue practicada con la invitación de Salih Muslin [co-presidente del PYD] a Ankara. Ankara incluso había declarado: "Vamos a proporcionar toda la ayuda posible, también vamos a golpearlos”.  Querían crear expectativas entre los kurdos. Sin embargo, después de la visita de  Muslim [co-presidente del PYD], el apoyo de Turquía hacia el Estado Islámico se intensifico. La declaración de Erdogan según la cual "Kobané puede caer muy pronto", mostró su optimismo y fe en el Estado Islámico. Esto ha desenmascarado  una vez más la política de Turquía hacia Kobané.

A pesar de esto, el gobierno turco trató de ganar tiempo con nuevos éxitos. Dijeron que los peshmergas (combatientes kurdos armados del Kurdistán Iraquí) que debían ser autorizados a ingresar a Kobané. Diciendo esto Turquía pensaba que el gobierno autónomo de Kurdistan (Irak) no aceptaría enviar peshmergas a Kobané, y que en todo caso los PYD no los aceptarían en Kobané. Debemos recordar que incluso antes de que un lado kurdo ha emitido un comunicado sobre el tema, Erdogan había emitido predicciones sobre si los kurdos aceptar dicha medida.

Sin embargo, ninguna fuerza kurda había hecho el menor comentario sobre el envío de fuerzas Peshmerga a Kobané. Erdoğan quería  provocaría luchas internas entre los kurdos.

Cuando los peshmergas partieron a Kobanê, los turcos los hicieron esperar en  Suruç durante tres días, durante los cuales el Estado Islámico  intensificaba sus ataques contra el puesto fronterizo de Mursitpinar. Su objetivo era tomar el punto de cruce de la frontera para detener a los  peshmergas y evitar que entraran en la ciudad. Una vez más, el plan  de Ankara falló. El cruce de la frontera Mursitpinar fue heroicamente defendido por combatientes YPG y todos los ataques fueron repelidos con éxito.

Está claro que Turquía estaba muy interesada  de que el Estado Islámico  asestara un golpe contra las fuerzas kurdas en Kobané , y potencialmente matar a miles de kurdos. También buscó dirigir la presión internacional hacia la formación de un nuevo frente contra el régimen de Assad en Siria. Diversos informes demuestran que Turquía ha ayudado activamente al Estado Islámico en varios frentes:

1.- permitiendo a los combatientes del Estado Islámico heridos recibir tratamiento médico en los hospitales turcos, y regresarlos a Siria para continuar luchando;

2.- permitiendo al Estado Islámico cruzar la frontera y vender petróleo sacado delos  depósitos que controla en el mercado negro de Turquía, un dato de importancia financiera considerable para el Estado Islámico;

3.- bloqueando a las fuerzas experimentados del PKK  (Partido de los Trabajadores de Kurdistán)  impidiéndoles entrar en Siria para ayudar a defender Kobané y luchar contra el estado Islámico, e incluso bloquear el suministro de armas y otros suministros necesarios;

4.- Reactivando su participación en la guerra contra sus propios kurdos cuando bombardeó posiciones del PKK en la región sur-oriental de Dağlıca.

En estos momentos, el aumento de la presión internacional y el estatus de leyenda que ha adquirido Kobané ponen a Turquía en una situación difícil. Turquía ha caído en el agujero que ha cavado ella misma. A pesar de esto, parece que Turquía se mantiene categórica  en continuar su política anti-kurdo en un futuro próximo.

La desaparición militar, cultural, política político y económico del colonialismo solo puede significar avanzar hacia la autodeterminación nacional del pueblo kurdo. La lucha en Kobané permite que esta autodeterminación este ahora al alcance de la mano.